jueves, 20 de febrero de 2020

Historia de la Sala Creedence de Zaragoza

En 2011 abrió al público sus puertas la Sala Creedence en pleno centro de Zaragoza. Esta sala se ha vuelto famosa por su amplia oferta de conciertos enfocados especialmente al estilo de música rock, soul y en determinadas ocasiones el metal.

Todos los amantes de la música en directo conocen la Sala Creedence situada en el corazón de la ciudad de Zaragoza. Se trata de un local que ofrece conciertos en vivo de forma recurrente pues las estrellas más renombradas del panorama musical del rock and roll son parte habitual de la banda sonora de la Sala Creedence, de tal forma que este local se ha vuelto todo un referente en vida nocturna de esta ciudad.



La sala Creedence recibe su nombre del mítico grupo musical The Creedence el cual ha sido motivo de inspiración para el dueño del local Ezquerra, esto da un indicio de lo que se puede esperar dentro del local. La propia fachada tiene una decoración que no deja a nadie indiferente, está repleta de graffitis llamativos y coloridos que hacen mención al estilo de música predominante del local. Una vez dentro de la sala, la decoración es impecable por lo que es fácil sentirse envuelto en un ambiente plagado de éste arte dramático, además los temas que suelen sonar te ayudarán a adentrarte en este movimiento de rock and soul de la mano de Jimi Hendrix o incluso la propia Amy WineHouse.

Esta sala revolucionaria de Zaragoza abrió sus puertas al público en el año 2011, concretamente un 30 de diciembre, no obstante, la apertura que abarcó a más gente tuvo lugar justo el día de después por lo que junto con la inauguración recibieron la entrada del nuevo año.



El dueño del local, Ezquerra tiene como filosofía para la Sala Creedence aunar buena música y un servicio de calidad, haciendo de esta forma que sea todo un referente para la ciudad de Zaragoza. El propio Ezquerra dice que “ antes tratabas de diferenciarte do por calidad o por precio, pero en estos tiempos que corren he querido juntarlo todo. Tienes que buscar las dos cosas”, por este motivo es tan importante el buen servicio y la música para el dueño de Creedence. Otra forma de incentivar a lo s clientes a ir más frecuentemente a su sala ha sido la implantación de una tarjeta VIP.

Esta tarjeta se ofrece a los clientes para que tengan un 25% de descuento en sus consumiciones, iniciativa que es difícil ver en los días actuales debido a la crisis que ha azotado el país. Solicitar esta tarjeta VIP no es nada difícil, tan sólo hay que enviar un correo al mail oficial de la Sala Creedence para obtenerla, es todo un incentivo sin lugar a dudas pues el descuento se aplica tanto a la persona que es dueña de la tarjeta VIP como a todos sus acompañantes de forma indefinida para toda la noche.

Cada poco tiempo en la sala se dan conciertos de grupos de rock, soul o incluso metal, para saber la programación de eventos que hay prevista en la Sala Creedence tan sólo hay que ver su página en la cual muestran todos los eventos que tendrán lugar en las próximas semanas. En cualquier lugar, el dueño del local, Raul Ezquerra afirma que aunque su pasión sea la música no descarta integrar shows de monólogos o incluso de lecturas de poesía, de tal forma que el abanico cultural sea excepcional e inigualable por cualquier local de toda la ciudad de Zaragoza.

Actualmente es todo un logro abrir un local de estas características y que tenga una acogida tan buena, es importante recalcar que estamos hablando de una ciudad grande como lo es Zaragoza, en la cual la oferta nocturna es variada, por este motivo tiene más crédito el riesgo que tomó Raul Ezquerra a la hora de abrir este negocio de éxito.

La próxima vez que estés por Zaragoza visitando su amplia selección de cultura y arquitectura como es la catedral del Pilar, no olvides pasarte por la Sala Creedence durante la noche para tomar una copa y disfrutar de la buena música, rodeado de un ambiente selecto y artístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario